Seleccionar página

Historia

Aunque el Pacharán se popularizó en Navarra a finales del siglo XIX, hay constancia de su existencia desde siglos anteriores.

Ya en el año 1415, se tomó pacharán el la boda del hijo del Rey de Navarra Carlos III. También se sabe que la reina Dª Blanca de Navarra tomó Pacharán en el año 1441 por sus propiedades medicinales cuando enfermó en el Monasterio de Santa María de Nieves.

Poco a poco, generación tras generación se ha elaborado de forma habitual para el consumo propio.

 

El Pacharán es una bebida espirituosa que se obtiene de la maceración de pacharanes (también llamados endrinas o arañones). Este fruto es el que transmite a la bebida su color rojo y aroma y sabor afrutado. Sin emplear ningún aditivo, aromatizante ni colorante

Las endrinas se obtienen del arbusto Prunus Spinosa, de naturaleza silvestre y muy abundante en las zonas de montaña de Navarra.

El color del pacharán debe ser rojo o rosado intenso. Cuando es joven tiene brillo y conforme pasa el tiempo pasa a tener tonos opacos. El aroma debe ser intenso y afrutado y nunca debe predominar el olor a alcohol.

 

Las propiedades medicinales del pacharán vienen dadas porque tiene  vitamina C. Es tónico, astringente y fortifica el estómago. Por ello es bueno para el estómago. El pacharán es mejor tomarlo frío, a ser posible a menos de 7 grados y en copa de cristal. Si no está así, se le puede añadir hielo.

Hay que consumirlo en un máximo de tres años. Conforme pasa el tiempo, y sobre todo a partir del primer año, el brillo va desapareciendo pero su sabor permanece intacto.

Se calcula que la producción anual de Pacharán ronda los 4.000.000 de litros. Para todos estos litros no hay producción suficiente de arañones por lo que una buena parte tiene que venir de fuera de Navarra. Buena parte se congela para ir produciéndolo a lo largo del año.

En la actualidad aproximadamente el 80 % de las endrinas se cultivan ya en Navarra.